La alimentación complementaria

Es a partir de los 6 meses que el bebé empieza con sus primeros sólidos. Y si bien es cierto que está recomendado prolongar la lactancia hasta aproximadamente los 2 primeros años de vida del niño, hay que saber que a partir de esta etapa el organismo del niño ya se encuentra preparado para recibir alimentos que necesita para continuar aprendiendo y desarrollándose saludablemente.

En esta nueva etapa su niño aprenderá a ingerir alimentos en diversas consistencias, por lo que puede que no sea tan agradable para él.  A partir de los 6 meses, usted debe hacer un horario para la lactancia y otro para los alimentos, pero es importante que recuerde que la lactancia no reemplaza a las comidas.  

ProblemaPosible causa u origenSolución
No desea comer, con su manito retira la cucharaSe encuentra lleno.Evite darle de lactar minutos antes de las comidas.
Bota los alimentos, los escupe.Aún no se acostumbra a las nuevas consistencias.Intente cortando o machacando los alimentos o frutas con un tenedor. Evite licuados y colados.
No desea comer y llora muchoNo se siente cómodoLa hora de las comidas debe ser agradable para el niño. Jugar con él va a dar más resultado que estar insistiendo que coma.
No come, vomita y pierde pesoPodría deberse a un problema de reflujo o de salud en el niño.Es necesario acudir al doctor, evitar autorecetar y/o obligar al bebé.

Horarios:

La introducción de alimentos debe ser progresiva. Intente hacer lo siguiente:

  • Primeras dos semanas: continúe con los horarios de la lactancia, y reemplace la lactancia por el almuerzo (mediodía)
  • Siguientes dos semanas: Introduzca las papillas de media mañana. Luego la de media tarde.
  • Después de las 4 semanas también la comida. Es importante no darle los alimentos inmediatamente después de la leche, porque no querrá recibirlos.

Recomendaciones:

Citando las recomendaciones de la OMS (Organización Mundial de la Salud)

  • Empezar a los 6 meses con pequeñas cantidades de alimentos y aumentarlas gradualmente a medida que el niño va creciendo.
  • Aumentar gradualmente la consistencia y variedad de los alimentos.
  • Aumentar el número de comidas: dos a tres al día para los lactantes de 6 a 8 meses, y tres a cuatro al día para los de 9 a 23 meses, con uno o dos refrigerios adicionales si fuera necesario.
  • Ofrecer alimentos variados y ricos en nutrientes.
  • Utilizar alimentos complementarios enriquecidos o suplementos de vitaminas y minerales si fuera necesario.
  • Durante las enfermedades, aumentar la ingesta de líquidos, incluida la leche materna, y ofrecerles alimentos blandos y favoritos.

Leave a Comment